Un lugar allá arriba

Para Alhelí

Este es el infierno, dice la mujer, y conforme avanza muy lentamente señala con sus blancos dedos, ya arrugados, las imágenes que lleva consigo. Son imágenes de llamas, de demonios con cuernos, de cráneos, de gente quemándose. Imágenes resguardadas por un plástico con el que se resguardan hojas en carpetas; imágenes, se pregunta Virginia, que posiblemente alguien más bajó por aquella señora de Google, las imprimió y resguardó en esos plásticos. Quizá fue algún encargado de algún café-internet-papelería. Pero eso no importa, piensa Virginia, quien va sentada y observa a la mujer desplazarse por el vagón diciendo: Arrepiéntanse de sus pecados, miren, este es el infierno, no quieren ir ahí. Eso dice la mujer, quien camina lentamente entre la gente que la ignora hasta que se para frente a Virginia, quien mira a la señora con sus poderosísimos ojos verdes, y la señora, con sus ojos cualesquiera, apacibles, le dice: Señorita, mire, este es el infierno. Si yo estoy así, y le muestra su bastón, es porque un hombre que estaba vomitando me lanzó a las vías. Gracias a Dios pude salvarme, asegura, y Virginia no deja de observarla con esa mirada suya, tan diferente a la de todos los demás. ¿No tendrá un peso con el que pueda ayudarme?, pregunta entonces la doña, y Virginia rebusca entre sus bolsillos por alguna moneda que, en efecto, no afecte su economía. Cuando se la entrega, la mujer suelta por accidente su papelerío y las imágenes infernales, que en realidad dan más ternura que miedo, se esparcen por todo el piso del vagón y nadie hace un mínimo esfuerzo por ayudar a quien se acomoda el bastón y las bolsas que también lleva cargando para recoger todo eso. Entonces Virginia, ágil como es, rápidamente levanta los dibujos y los observa; ella, que es una dibujante de a de veras, los observa y se lamenta un poco no haber sido quien trazara los pormenores de la infelicidad eterna. Qué va, en realidad no le importa. Entonces le entrega los dibujos a la mujer. Gracias, señorita, le dice la señora y señala hacia el techo: Usted tiene garantizado un lugar allá arriba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s